El pan siempre es una buena base para cualquier receta, incluso con lentejas.

El pan siempre es una buena base para cualquier receta, incluso con lentejas.

Consejos para hacer un buen pan casero



Desde los ingredientes hasta los utensilios que utilizas para hornear un pan son clave para un resultado exitoso

Recuerda que tu pan puede ir acompañado de todo tipo de ingredientes: cereales, aceitunas negras, tomatitos secos…Incluso puedes hacerlos rellenos: de jamón, queso, morcilla…

Hacer pan de semillas o frutos secos es una alternativa muy sana.

Hacer pan de semillas o frutos secos es una alternativa muy sana.

Los 10 pasos a seguir

  1. Mezcla en un bol todos los ingredientes
  2. Amasa con las manos: Una mezcla homogénea de todos los ingredientes que utilizamos para la elaboración del pan es esencial para un resultado exitoso. Presta especial atención en el amasado del pan, de esta forma conseguirás la elasticidad que requiere la masa. Es en este paso en el que conseguirás una buena textura de tu pan porque dejarás salir el aire.
  3. Deja reposar la masa: Una vez se ha terminado de mezclar la masa, se debe dejar en reposo de forma correcta. Escoge un recipiente que pueda taparse bien con un paño. Este paño deberá estar húmedo. Si, además, debajo del paño le pones papel film que cubra totalmente el bol, mucho mejor, ya que este paso evitará que entre el aire. Con ello lograrás que el pan adquiera volumen y no quede duro. El tiempo de reposo dependerá de la temperatura ambiente, por lo que variará mucho cuando hagas pan en verano y cuando lo cocines en invierno.
  4. Dar forma de bola: Tras dejar reposar la masa, se le dará forma de bola muy lisa.
  5. Segundo reposo: De nuevo se dejará en reposo el pan boleado, esta vez sobre la mesa. En este paso se le da mayor elasticidad a la masa, por lo que será más fácil moldear el pan con la forma deseada.
  6. Moldea a tu gusto: Debes dar forma a tu pan siempre sobre una mesa cubierta de harina.
  7. Deja reposar para que el pan adquiera volumen: Es en este punto cuando el pan se infla debido a la reacción de la levadura con el gluten. Cuando veas que la masa ha alcanzado el doble de su volumen inicial, puedes pasar al siguiente paso, porque si no es posible que la masa baje de nuevo.
  8. Realizar incisiones antes del horneado: Para que durante la cocción la masa no baje, es importante realizar anteriormente pequeñas incisiones en la parte superior.
  9. Cocción: El horno debe estar precalentado a 220º. El pan se dejará cocer unos 20-25 minutos si se trata de panecillos pequeños y entre 30 y 40 minutos si el pan es de mayor tamaño.
  10. Deja enfriar antes de cortar: Si no dejas que el pan esté frío antes de cortarlo se romperá, pues la corteza aún no está del todo endurecida.
Los panecillos requieren menos tiempo de horneado que un pan más grande.

Los panecillos requieren menos tiempo de horneado que un pan más grande.

La importancia en la elección de la levadura

La levadura que utilices en la preparación del pan debe ser levadura de panadería, no vale cualquiera. Préstale especial atención a la elección de este ingrediente, pues la levadura es lo que hará que tu pan sea esponjoso y coja volumen. La marca Levital es muy recomendada entre los panaderos y los aficionados al pan casero.

La levadura fresca debe estar húmeda. Cerciórate que no presenta ninguna mancha oscura y retírala del frigorífico unos minutos antes de utilizarla.

Si, por el contrario, decides utilizar levadura seca, nada más abrir el sobre, úsala inmediatamente, sino perderá sus propiedades.

También debes saber que la levadura que ha pasado su fecha de caducidad tiene menos efectividad. No la utilices para hacer pan.

Cómo conseguir una corteza crujiente

La clave está en dorar la parte externa del pan. Para ello, antes de hornearlo, embadurna el pan con un glaseado de agua con sal. Cuando ya esté medio hecho, sácalo y úntalo de nuevo con la mezcla.

¿Cómo debe ser este glaseado? En un bol mezcla un poco de sal con dos cucharadas de agua. Debería bastar si el pan es de tamaño medio.

Si quieres subir un escalón en profesionalidad, y sueles hacer pan o pizzas caseras, también te puede servir tener una piedra de hornear.

Conseguir una corteza crujiente es éxito seguro para nuestro pan casero.

Conseguir una corteza crujiente es éxito seguro para nuestro pan casero.

Ocho consejos más

  1. Si utilizas sal gruesa, es mejor que la diluyas antes en agua.
  2. Los elementos líquidos deben ser mezclados antes. Coloca en un bol la leche, huevo, levadura…y después añade la harina para el amasado. ¡Te será más fácil manejarlo así!
  3. Puedes añadir un poco de miel para que el pan adquiera un color dorado. También le dará un sabor más dulce.
  4. Préstale atención al tiempo del leudado, no debes pasarte, pues sino la masa se agriará.
  5. Si dejas reposar la masa en un lugar cálido como, por ejemplo, un horno un poco precalentado, subirá mucho más rápido.
  6. Si tu pan no contiene levadura, hornéalo enseguida, no lo dejes reposar.
  7. A la hora de amasar el pan sobre la mesa, utiliza muy poca harina para espolvorear la superficie.
  8. Tu pan se conservará mucho mejor en un lugar fresco y seco, pero nunca en el frigorífico.
 

¿Tú que opinas? ¡Explícanoslo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>